top of page

Alfa hidroxiácidos (AHAs): qué son, cómo utilizarlos y sus beneficios

Hay tres categorías principales de ácidos: los alfa hidroxiácidos (AHAs), los beta hidroxiácidos (BHAs) y los poli hidroxiácidos (PHAs). Dentro de estas tres categorías, los ácidos se pueden desglosar en diferentes tipos.

Inicialmente quería hacer un solo artículo donde hablara de las 3 categorías de ácidos, pero para ser honesta, probablemente habría sido un artículo muy largo y no estaba segura de que iba a ser muy fácil de digerir. Es por eso que hoy vamos a hablar exclusivamente de los AHAs (ácidos alfa hidroxi).



¿Qué son los ácidos alfa hidroxi (AHAs)?

AHAs/ Alfa-Hidroxiácidos son ácidos solubles en agua. Pueden ser sintéticamente creados o derivados naturalmente de frutas, plantas, nueces, azúcar o productos lácteos.


¿Qué hacen?

Los AHAs son poderosos agentes exfoliantes que rompen el pegamento que une a las células muertas en la capa superior de la piel. Ofrecen una exfoliación química lo que significa que usamos químicos (en este caso ácidos) para eliminar las células muertas de la piel. Este tipo de exfoliación es más suave y más respetuosa de la barrera cutánea que los exfoliantes físicos (aca: scrub - exfoliantes que contienen partículas que van a eliminar las células muertas por fricción).

Los AHAs aceleran la renovación celular, favorecen la hidratación y estimulan la producción de colágeno. Son eficaces para refinar la textura e igualar el tono de piel (piel más uniforme), difuminar los problemas de pigmentación y marcas de acné, aportar brillo e incluso disminuir la apariencia de las arrugas y líneas de expresión. Dejan la piel firme, tersa y reducen la apariencia de los poros abiertos. Por último, mejoran la acción de los otros productos que apliquemos.


Los diferentes tipos de AHAs

  • Ácido glicólico: derivado de la caña de azúcar, el ácido glicólico contiene la molécula más pequeña de los AHAs y es lo más efectivo de estos debido a su capacidad a penetrar más profundamente la piel. Exfolia disolviendo las pieles muertas, aumenta la renovación celular, estimula la producción de colágeno, ayuda a unificar el tono de piel, aclara la hiperpigmentación, ayuda a reducir la apariencia de las arrugas y de las líneas de expresión. Es adecuado para todos los tipos de piel, excepto las pieles sensibles que tienen que tener cuidado y usarlo con mucha precaución. También, es importante mencionar que el ácido glicólico puede hacer que la piel sea más sensible al sol, así que no olvides utilizar un protector solar.


  • Ácido láctico: Derivado de la leche, el ácido láctico tiene los mismos beneficios que el ácido glicólico (disminuye las líneas de expresión y las arrugas, refina la textura de la piel, estimula la producción de colágeno, etc. Pero, tiene un tamaño ligeramente mayor que el ácido glicólico. Disuelve el enlace que hay entre las células a la superficie de la piel, por lo que es bueno para una exfoliación más suave. Es más adecuado para pieles secas o sensibles, ya que es más hidratante y más suave que el ácido glicólico.


  • Ácido mandélico: derivado de las almendras. Es una buena opción para las pieles grasas. Es antibacteriano y con un uso regular puede reducir la oleosidad de la piel sin resecarla. El ácido mandélico tiene moléculas más grandes que el ácido láctico por lo que no penetra en la piel tan rápidamente. Esto hace que el ácido mandélico sea ideal también para las personas que tienen la piel muy sensible. También suaviza las líneas de expresión, las arrugas y las manchas de acné.


  • Ácido cítrico: proveniente de los cítricos se utiliza principalmente en pequeñas cantidades en cosméticos como antioxidante y regulador de pH.

  • Ácido málico: se halla en las manzanas. Las moléculas de ácido málico son más grandes que las del ácido glicólico y láctico por lo que penetra más lentamente. No suele utilizarse de manera aislada, es un gran suplemento del ácido glicólico o láctico en bajas concentraciones. Juntos son capaces de penetrar a diferentes velocidades y así afectar la piel a diferentes niveles. Actúa también como antioxidante.

  • Ácido tartárico: se obtiene de las uvas. Es casi el doble del tamaño del ácido glicólico. Se utiliza principalmente mezclado con otros AHA para mantener el pH óptimo del producto y garantizar la eficacia. Al igual que el ácido málico, actúa como antioxidante.

¿Cuándo usarlos?

Se pueden utilizar por la mañana o por la noche y algunos productos se pueden utilizar todos los días. Personalmente, prefiero usarlos por la noche y los uso entre 1 a 3 veces por semana dependiendo del producto y de la concentración. No soy fan de las cremas con ácidos, prefiero los productos que son tipo esencias o tónicos exfoliantes.

Consejos: Comienza suavemente. Siempre se aconseja comenzar con un producto que tiene una concentración relativamente baja, especialmente si tu piel no está acostumbrada a estos o si es sensible. Una vez que tu piel está acostumbrada, puedes utilizar un producto con una concentración más alta. Aconsejo lo mismo con respecto a la frecuencia de uso, empieza utilizando tu producto una vez a la semana y ve aumentando poco a poco.

Por último, pero no menos importante, los ácidos pueden hacer que tu piel sea más sensible al Sol, así que no olvides usar una protección solar. Pero para ser honesta, incluso sin usar ácidos debes poner un protector solar todos los días.

Aquí puedes ver mi review sobre el exfoliante con AHA de COSRX.

¿Tú ya utilizas ácidos en tu rutina?




1082 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


KLiN%20Logo-03_edited.png

¡Gracias por tu visita!

Para recibir los nuevos artículos

¡suscríbete!

¡Muchas gracias!

  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest
bottom of page